Opinión

LAS UNIVERSIDADES POPULARES

No se entiende, hoy en día, la Educación para la Ciudadanía Adulta sin que los participantes tengan la posibilidad de intervenir, activamente, en el desarrollo cultural que debe llevarnos a un nuevo estilo de vida para mejorar la calidad de vida. La educación de adultos en las Universidades Populares conlleva, intrínsecamente, la formación de ciudadanía.

Las Universidades Populares hacen una labor con una proyección social encomiable en favor de la sociedad,  favoreciendo el acceso a la información, la cultura y la educación con el fin de fomentar valores, conservar tradiciones y concienciar a la población sobre temas importantes que afectan o afectarán a su vida cotidiana, como por ejemplo: el medio ambiente, la salud, derechos y obligaciones ciudadanas, etc.

COOPERACIÓN DE IDEAS

Presentación.

Ubicar de forma concreta el nacimiento de las Universidades Populares, a través del movimiento reformista que caló sobre todo en la vertiente social y educativa de la Europa revolucionaria, es tarea imposible como bien reconoce Leopoldo Palacios Morini: “las Universidades Populares, como toda obra viva, no tuvieron comienzo”. No obstante, se ofrece un punto de partida bastante significativo. Se hace referencia a una “hoja volante” que Jorge Deherme escribía, componía y repartía bajo el título de “LA COOPÉRATION DES IDÉES”.

Este folleto creció en Francia hasta convertirse en 1898 en una revista en la que colaboraban académicos de todo el país

Con una de las subvenciones que recibió esta revista de cien francos, Deherme alquilaba una trastienda en el fondo de un patio de la calle Paúl-Bert, compraba dos tablas (que a la postre servirían como mesa) y unas banquetas junto con unas lámparas de petróleo. Nació así la primera Universidad Popular bajo los siguientes lemas pintados en la fachada de la trastienda: “En la sociedad no hay más fuerza viva: el hombre”, “Vivir para otro”, “Nosotros aceptamos todas las utopías y nos disponemos a vivirlas”.

Esta primera prueba ganaba adeptos y simpatías en toda Francia. Así, en 1899 la “Cooperación de las Ideas” devenía en una “Sociedad de Universidades Populares” hecho este fundamental para el desarrollo y expansión por toda Europa de este movimiento, hecho que a la postre también ha sido ejemplo en países como España, Alemania y Francia y ha supuesto el resurgir de las UUPP.  La “Sociedad de Universidades Populares” equivaldría hoy a la Asociación Canaria de Universidades Populares (ACUP).

Así, pues, nosotros hemos querido rendir un homenaje permanente al inicio de las Universidades Populares, creando una revista escrita por los propios usuarios de las UU.PP., y con el mismo nombre: COOPERACIÓN DE IDEAS, porque aceptamos todas las utopías y nos disponemos a vivirlas.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies